Muchas gracias, profesor Fantini, muchas
gracias a los organizadores de este evento
por darle la oportunidad al consulado de
participar, de poder decir algo.

En primer lugar tengo que disculpar la no
presencia de nuestro cónsul general, el
embajador Lapsenson, que fue llamado a
Buenos Aires; así que no pudo estar con
nosotros, sino hubiera estado en esta
recordación tan especial.  Como veníamos
hablando con el profesor Fantini, que
prácticamente dijo todo ya, no tengo mucho
más que agregar, este jueves pasado hubo
muchos recuerdos en Argentina del trágico
episodio del 24 de marzo de 1976.

Los argentinos ya habíamos sufrido
prácticamente desde 1930 estos exabruptos
del poder militar que, cada vez que se
consolidaba una opción popular, ellos
interrumpían el derecho a la democracia;
interrumpían el sano juego de las instituciones
democráticas y con aliados de la oligarquía
argentina generaban este tipo de eventos.

Recuerdo el año 30, recordemos el golpe de
1955, recuerdo los fusilamientos de 1956, el
golpe de 1966 y el del 24 de marzo de 1976,
yo diría, el más trágico de los eventos que
nuestra historia pueda recordar.  Se
avasallaron todos los derechos, se
conculcaron todas las libertades, y sin
justificación.  El país, en ese momento, estaba
en proceso de tener elecciones y elegir a sus
nuevas autoridades, pero, lamentablemente,
hubo un nuevo golpe de estado.  Y esta vez

de unas características tan feroces y tan
alarmantes que, recuerdo yo, es difícil
encontrar en Argentina alguien que no
tuviera, como en mi caso, algún familiar preso,
algún amigo desaparecido, algún familiar o
amigo que tuvo que emigrar.  Eso nunca
había pasado, pero lamentablemente pasó.  
Por eso es tan importante recordar siempre
que eso no puede volver a existir.  Nunca
más.  Y afortunadamente, nosotros, desde
hace muchos años hemos vuelto a la vida
democrática, hemos abrazado la vida
demócratica como nuestra forma de vida
institucional y social.  Y hoy, con orgullo, como
decía el profesor Fantini, puedo decir que
tenemos un gobierno que ha puesto al tema
de los derechos humanos en el lugar más alto
y en el lugar que le corresponde. Y no sólo los
derechos humanos como un tema declamativo.

Los derechos humanos abarcan muchas
cosas.  Nosotros pensamos que políticas
como la que desarrolla nuestro gobierno, que
generan,  o pretenden, o proponen como
máxima la independencia económica,
proponen como máxima la soberanía política y
proponen como máxima, y fundamental, la
justicia social, es la forma de consolidar y
llevar adelante cualquier política de derechos
humanos.  La política que ha desarrollado
este gobierno en los últimos años, no sólo con
la apertura de los juicios contra los represores
y la condena de los mismos, sino con nuestra
política de ingreso universal empezando ahora
con los niños y los más desposeídos, nuestra
política de fomentar el empleo en la Argentina,
nuestra política de pararnos

independientemente ante cualquier situación y
tratar de decir lo que nosotros pensamos, yo
creo que es el cambio más grande y más
importante que hemos tenido en los últimos
tiempos y es algo que ya está tan permeado
en toda la sociedad argentina que va a ser
muy difícil que haya otra expresión, otra forma
de gobierno que no respete estas cosas
fundamentales: derechos humanos, soberanía
política, independencia económica y justicia
social.

Nuevamente les agradezco enormemente la
posibilidad que nos dan al consulado de
participar en estos eventos y le propongo al
profesor Fantini que esto lo repitamos de  acá
a los años que…,  bueno, a mí no me queda
mucho en Los Ángeles…, pero ustedes que
se van a quedar acá, que lo repitan.  El
consulado va a estar con ustedes de aquí
hasta la posteridad.

                                          
 >>>VOLVER
TEXTO COMPLETO DEL DISCURSO DEL SEÑOR CÓNSUL GENERAL ADJUNTO JOSÉ CAFIERO
DURANTE  EL  HOMENAJE  A  LAS  VÍCTIMAS  DEL GOLPE CÏVICO MILITAR  DE 1976 QUE TUVO
LUGAR  EN  EL  PAMPAS CAFÉ,  DE GRANADA HILLS, LOS ÁNGELES, EL 26 DE MARZO DE 2011